Para empezar

En algún lugar leí una anécdota sobre Miguel Ángel. Hijo de una adinerada familia de Florencia, aprendió desde pequeño a disimular sus virtudes artísticas, ya que para su padre, tener un hijo que se ganara la vida con las manos era una deshonra. Así, Miguel Ángel aprendió a utilizar las manos únicamente cuando era necesario.

Años después, uno de sus mecenas fue a visitarlo a su taller, y se encontró al escultor contemplando en silencio un enorme bloque de mármol. Tras unas semanas, volvió a acudir al taller, y se encontró con la misma escena: Miguel Ángel, callado, meditando; y la pieza de mármol, en las mismas condiciones.

Airado, su mecenas espetó: ¿Pero qué hace usted aquí?

A lo que Miguel Ángel, con desdén, respondió: Estoy trabajando.

Durante meses, el escultor acudía cada mañana a su taller, contemplaba el bloque de mármol durante horas, y se volvía a casa para cenar. En su cabeza iba imaginando cada proporción, planeando cada cincelada. Unos años después, ese bloque de mármol se convertía en el David.

Este blog va a tratar de imitar a Miguel Ángel, contemplando la realidad de forma constante, pero interviniendo únicamente cuando haya algo interesante que decir.

david.jpg

Anuncios

~ por Alberto en 18 febrero, 2008.

2 comentarios to “Para empezar”

  1. Qué bueno.

  2. ese peneesta buenisimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: