El último gran héroe

El nombre de Stanislav Petrov no es mundialmente conocido. De hecho, muy pocas personas serían capaces de reconocerlo. Sin embargo, S. Petrov pasará a la historia, ya que gracias a su determinación, evitó el estallido de la que hubiera sido la Tercera Guerra Mundial.

Corría el mes de septiembre del año 1983. La guerra fría estaba en su apogeo tras la llegada a la presidencia norteamericana de Ronald Reagan, y su propuesta del escudo antimisiles. 3 semanas antes, los cazas soviéticos habían derribado un avión coreano que había invadido su espacio aéreo, matándo a sus 269 tripulantes, incluidos varios américanos. Incluso la CNN abría sus informativos con la noticia de que la KGB había dado órdenes a sus agentes en Occidente de que estuvieran preparados para la guerra.

S. Petrov era un Teniente Coronel del ejército soviético, a cargo del búnker Serpukhov-15, el centro de mando de la inteligencia militar soviética desde donde se coordinaba la defensa aeroespacial rusa. Su misión consistía en detectar los posibles ataques nucleares norteamericanos, e iniciar el proceso de contraataque soviético.

A las 00.14 del día 26, un satélite ruso detectó un misil balístico intercontinental estadounidense que alcanzaría la URSS en menos de 20 minutos. En un primer momento, S. Petrov pensó que debía tratarse de un error. Instantes después, los ordenadores alertaban de 4 nuevos misiles. Aún así, S. Petrov, que conocía las particularidades del sistema soviético de detección de armas nucleares, OKO, decidió continuar esperando, hasta que los misiles fueran detectados por los radares terrestres. Afortunadamente, instantes después se descubrió que todo era una falsa alarma, provocada por el reflejo del sol en las nubes.

Sus superiores, avergonzados, le prometieron un homenaje que nunca llegó. Sin embargo, consideraron que en materia de disciplina militar, el Teniente Coronel tomó una decisión que no le correspondía, saltándose la cadena de mando, por lo que fue relevado de sus funciones, pasando a ocupar un puesto menor en el ejército ruso.

En el año 2004, ya retirado, recibió el galardón de Ciudadano del Mundo por parte de la  “Association of World Citizens”. Cuando le preguntaron porqué no dio la alarma, simplemente respondió: “Nadie empieza una guerra nuclear con sólo 5 misiles”.

Anuncios

~ por Alberto en 10 abril, 2008.

Una respuesta to “El último gran héroe”

  1. Mejor así,el anonimato engrandece su figura y lo convierte en leyenda.
    Muy bueno albers.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: